GUARDA TU CORAZÓN

Resultado de imagen para tema cristiano guarda tu  corazon





Pro 4,23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.


Introducción:

Todo este sistema postmoderno en el cual nos estamos adentrando está diseñado con un solo propósito: dañar tu corazón. La música, el internet, la ropa que vestimos, las personas a las cuales seguimos, absolutamente todo. Pero es nuestra responsabilidad que esto no suceda.

El corazón, eje y centro de la vida. Donde se encierran todas nuestras pasiones, sentimientos, pensamientos. Por eso debemos de guardarlo y cuidarlo, pero el mundo te da un mensaje diferente:

• Dale rienda a tu corazón
• Haz lo que sientes

(Excesos sexuales, consumo de droga, noviazgo tras noviazgo…) la
Biblia te dice que tu vida tiene valor y por tal motivo debes guardar tu corazón.

I. ¿Qué es el Corazón? 

Griego, Kardía: de ahí que la ciencia que estudia el corazón (el musculo) se llame Cardiología.
En la Biblia: en este texto no se refiere al musculo sino al:

Centro del entendimiento, la voluntad y el lugar de donde se toman las determinaciones, resoluciones y grandes propósitos. Jueces 5:15-16. El corazón es el centro del asunto. El núcleo de nuestro ser, la esencia de lo que somos. Es el lugar donde nuestra mente y voluntad, nuestras emociones y convicciones se unen para darle forma a lo que creemos y las elecciones que hacemos. Nuestra conducta está determinada por lo que se encuentra en nuestro corazón.

Mediante una fácil transición esta palabra vino a significar toda la actividad mental y moral del hombre, incluyendo tanto sus elementos racionales como emocionales. En otras palabras, se usa el corazón de manera figurada para denotar las corrientes escondidas de la vida personal.


II. ¿Por qué hace énfasis la Biblia en el tema del Corazón? 

La Biblia declara que la depravación humana halla su asiento en el «corazón», debido a que el pecado es un principio que halla su asiento en el centro de la vida interna del hombre, contaminando por ello todo el círculo de sus acciones (Mateo 15,19-20).

• La Biblia declara que nuestro corazón es engañoso, perverso y que nadie excepto Dios es capaz de conocerlo: Génesis 6:5.
Jer 17,9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?
Jer 17,10 Yo Dios, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.

•  Mientras el mundo ve y evalúa por el exterior de las personas Dios ve nuestro corazón:
1Sa 16,7 Y el Señor respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.

•  Todos los asuntos de la vida (incluyendo los pecados) surgen del corazón:
Mar 7,21 Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios,
Mar 7,22 los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez.
Mar 7,23 Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.

La pregunta es ¿Cómo está tu corazón frente a Dios?

• Tus amigos pueden ver tu rostro, Dios mira tu corazón
• Tus lideres pueden ver tus acciones, Dios ve tu corazón

¿Qué hay en tu corazón? ¿Qué está saliendo de el? 

III. La urgencia de guardarlo

¿Qué guardas o cuidas mucho?
Las categorice en dos formas en materiales y físicas.

Que guardas el dinero por ejemplo lo ponemos en el banco en cajas de seguridad, en cuentas de ahorros, en certificados de ahorros, en bonos, aun en las carteras o en las bolsas;

Las casas las pintamos, las remodelamos, les añadimos para que tengan más valor;

Los muebles los sacudimos, limpiamos, les pasamos la aspiradora y tratamos de que los nenes no brinquen en ellos;

Los carros los lavamos, los enceramos, les ponemos accesorios, llantas nuevas, estéreos, hasta televisiones, les hacemos su cambio de aceite, su chequeo y si son como mi esposo hasta los cuidamos de que no les pegue el sol;

Las joyas las aseguramos, las ponemos en cajas de seguridad, las mandamos limpiar cuando están opacas o si se les cae una piedrita se las reponemos;

La ropa andamos buscando el mejor jabón para que no la decolore, tratamos que al comer no nos manchemos y si es ropa

¿Y tu corazón? 

Por lo que ya hemos visto hay un inminente peligro si lo descuidamos, y lo dejamos abierto a las influencias del mundo.

Al mirar atrás y en estos momentos si haces un recuento de la cantidad de muchachos y señoritas que han estado con nosotros y que en el día de hoy ya no están, te preguntaras: ¿Qué paso?, te digo que, en la gran cantidad de los casos, decidieron no guardar su corazón.
 
Te preguntaras cosas tales como:

-¿Qué le pasa Juan que abandono el ministerio?
-¿Qué le sucede a maría que cada vez viene menos?
-¿Qué le sucede a Claudia, que cambio su forma de mostrarse, se viste mas provocativa?
¿Porque tiene amistades que la aparta de Dios? ¿Por qué va cambiando su conducta, su forma de hablar?
Es que hemos comenzado a recibir las señales de un sistema que nos aleja, que nos enfría, que nos enfrenta con Dios, comienza a surgir desde afuera lo que hay adentro.
“Sobre toda cosa que guardas, guarda tu corazón”, es urgente, debe ser una prioridad en tu vida, cuidar tu corazón.

El verbo guardar que se utiliza en este verso, da la idea de vigilar, custodiar, poner a salvo, sitiar. Porque hay un inminente peligro al asecho.

1Pe 5,8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;

¿A qué cosas le estas prestando más atención que a tu vida interior, a tu corazón? Nada es más importante porque de allí va a depender como te muestres fuera.

¿Cómo guardo mi corazón? 

1. Atesorando la palabra de Dios
2. Orando
3. Estudiando la palabra de Dios
4. Poniendo por obra la palabra de Dios.
5. Poniéndole freno a las distracciones y mensajes nocivos
6. Escogiendo bien mis relaciones y amistades.
7. Pidiendo ayuda a las personas indicadas

IV. Del Corazón mana la vida

La intensa atención nuestra hacia nuestro corazón, se traduce en una vida interior recta.
Debemos guardar nuestra persona total. Eso inicia en el corazón.
Todos los asuntos de nuestra vida se ven afectados positiva o negativamente por lo que hay en nuestro corazón.

Boca:
Lucas 6,45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Vestimenta:
1Pe 3,3 Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos,
1Pe 3,4 sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.

Todos los asuntos de la vida convergen y se tratan en nuestro corazón de allí surgen:

• el asiento de la naturaleza moral y de la vida espiritual,
• el asiento del dolor (Joh_14 1; Rom_9:2; 2Co_2:14);
• del gozo (Joh_16:22; Eph_5:19);
• de los deseos (Mat_5:28; 2Pe_2:14);
• de los afectos (Luk_24:32; Act_21:13);
• de las percepciones (Joh_12:40; Eph_4:18);
• de los pensamientos (Mat_9:4; Heb_4:12);
• del entendimiento (Mat_13:15; Rom_1:21);
• de la imaginación (Luk_1:51);
• de la conciencia (Act_2:37; 1 Joh_3:20);
• de las intenciones (Heb_4:12, cf. 1Pe_4:1);
• de los propósitos (Act_11:23; 2Co_9:7);
• de la voluntad (Rom_6:17; Col_3:15);
• de la fe (Mc 11.23; Rom_10:10; Heb_3:12).

El corazón, en su sentido moral en el AT, incluye las emociones, la razón, y la voluntad.
Nuestra vida exterior surge de nuestro corazón.

¿Cómo saber que he descuidado mi corazón?

• Te estás enfriando
• Te estás apartando
• Todas tus decisiones son una sucesión de errores, fracaso, fracaso, dolor, culpa.
• Estas sumergida en el lodo de una doble vida
• Has perdido el interés en las cosas de Dios
• Abriste la puerta a pecados que jamás imaginaste que podías cometer
• Decidiste ser independiente de Dios, tu familia, tus líderes, porque te crees dueña de tu vida.
• La rebeldía tanto oculta como manifiesta es ahora tu carácter
• Te has vuelto desobediente a Dios y a tus autoridades
• Perdiste la pasión por las almas

Son tantas cosas,
-Desilusión
-Depresión
-Falta de confianza

Podría mencionarte muchas otras señales mas, si evalúas no llegaste allí de la noche a la mañana sino un poquito cada día, por no ponerle cuidado a tu corazón (emociones, pensamientos, voluntad, deseos)

Pero…Dios es poderoso para restaurar cualquier corazón, si tu le dejas, y para proyectar todas las vidas.



Conozcamos unos sietes estados que puede funcionar un corazón.

Génesis 6:5,12-13.


1.- Corazón de Piedra.
Ezequiel 11:19, 2 Timoteo 3:1-4.

2.- Corazón Necio.
Salmos 14:1. Romanos 10:21.

3.- Corazón Perverso.
Deuteronomio 15:9. Deuteronomio 32:20. Salmos 71:4. Proverbios 6:14. Proverbios 11:20. Proverbios 17:20. 2 Timoteo 3:13.

4.- Corazón Incircunciso.
Impuro lleno de impureza.
Deuteronomio 10:16, Ezequiel 8:6,9-10.

5.- Corazón Diabólico.
Juan 13:2. Juan 10:10. Juan 13:27. Efesios 4:27. 1 Pedro 5:8. 2 Corintios 11:14. Romanos 1:20.

6.- Corazón Impenetrable.
Mateo 13:15. 2 Timoteo 3:2-5.

7.- Corazón Nuevo.
Romanos 5:5. Efesios 3:16-19.

Razón tiene Salomón cuando dice sobre toda cosa guardada guarda tu corazón porque de el mana la vida. Proverbios 4:23.

Lo que nos corresponde hacer como Discípulos de Jesucristo con referente al tema.

1.- Identificar de donde y por donde viene el conflicto: del mundo, de la carne o de Satanás.

2.- Reconocer que todo pecado hiere al hombre en su interior, atenta contra la imagen de Dios, y viola todos los principios.

3.- Provoca sentimiento de culpa y culpabilidad, el estado de vida se convierte culpando y se siente culpable.

4.- Cuando esto ocurre se suele tomar  varias actitudes muy erradas.

5.- Se oculta el pecado es decir de esconderlo. Proverbios 28:13.

6.- Dios conoce nuestra vida, nuestros pensamientos, nuestras actitudes, no hay rincón del mundo donde podamos pecar sin ser visto.

7.- Cual es el remedio o la solución, muy sencillo. CONFESAR: Salmos 32:1,2,5.
Salmos 51:1-2.

Después de la liberación viene la victoria y la paz a inundar toda nuestra vida. Salmos 119:165. Filipenses 4:7. Isaías 26:3.

Bendiciones para su vida y su familia. Tiene una oportunidad de ser liberado y bendecido.
 Para Orientación y Consejería.
luisalexysc@gmail.com
lacme7@yahoo.com
carvajal.luis2@gmail.com




GUARDA TU CORAZÓN

Resultado de imagen para tema cristiano guarda tu  corazon





Pro 4,23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.


Introducción:

Todo este sistema postmoderno en el cual nos estamos adentrando está diseñado con un solo propósito: dañar tu corazón. La música, el internet, la ropa que vestimos, las personas a las cuales seguimos, absolutamente todo. Pero es nuestra responsabilidad que esto no suceda.

El corazón, eje y centro de la vida. Donde se encierran todas nuestras pasiones, sentimientos, pensamientos. Por eso debemos de guardarlo y cuidarlo, pero el mundo te da un mensaje diferente:

• Dale rienda a tu corazón
• Haz lo que sientes

(Excesos sexuales, consumo de droga, noviazgo tras noviazgo…) la
Biblia te dice que tu vida tiene valor y por tal motivo debes guardar tu corazón.

I. ¿Qué es el Corazón? 

Griego, Kardía: de ahí que la ciencia que estudia el corazón (el musculo) se llame Cardiología.
En la Biblia: en este texto no se refiere al musculo sino al:

Centro del entendimiento, la voluntad y el lugar de donde se toman las determinaciones, resoluciones y grandes propósitos. Jueces 5:15-16. El corazón es el centro del asunto. El núcleo de nuestro ser, la esencia de lo que somos. Es el lugar donde nuestra mente y voluntad, nuestras emociones y convicciones se unen para darle forma a lo que creemos y las elecciones que hacemos. Nuestra conducta está determinada por lo que se encuentra en nuestro corazón.

Mediante una fácil transición esta palabra vino a significar toda la actividad mental y moral del hombre, incluyendo tanto sus elementos racionales como emocionales. En otras palabras, se usa el corazón de manera figurada para denotar las corrientes escondidas de la vida personal.


II. ¿Por qué hace énfasis la Biblia en el tema del Corazón? 

La Biblia declara que la depravación humana halla su asiento en el «corazón», debido a que el pecado es un principio que halla su asiento en el centro de la vida interna del hombre, contaminando por ello todo el círculo de sus acciones (Mateo 15,19-20).

• La Biblia declara que nuestro corazón es engañoso, perverso y que nadie excepto Dios es capaz de conocerlo: Génesis 6:5.
Jer 17,9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?
Jer 17,10 Yo Dios, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.

•  Mientras el mundo ve y evalúa por el exterior de las personas Dios ve nuestro corazón:
1Sa 16,7 Y el Señor respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.

•  Todos los asuntos de la vida (incluyendo los pecados) surgen del corazón:
Mar 7,21 Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios,
Mar 7,22 los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez.
Mar 7,23 Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.

La pregunta es ¿Cómo está tu corazón frente a Dios?

• Tus amigos pueden ver tu rostro, Dios mira tu corazón
• Tus lideres pueden ver tus acciones, Dios ve tu corazón

¿Qué hay en tu corazón? ¿Qué está saliendo de el? 

III. La urgencia de guardarlo

¿Qué guardas o cuidas mucho?
Las categorice en dos formas en materiales y físicas.

Que guardas el dinero por ejemplo lo ponemos en el banco en cajas de seguridad, en cuentas de ahorros, en certificados de ahorros, en bonos, aun en las carteras o en las bolsas;

Las casas las pintamos, las remodelamos, les añadimos para que tengan más valor;

Los muebles los sacudimos, limpiamos, les pasamos la aspiradora y tratamos de que los nenes no brinquen en ellos;

Los carros los lavamos, los enceramos, les ponemos accesorios, llantas nuevas, estéreos, hasta televisiones, les hacemos su cambio de aceite, su chequeo y si son como mi esposo hasta los cuidamos de que no les pegue el sol;

Las joyas las aseguramos, las ponemos en cajas de seguridad, las mandamos limpiar cuando están opacas o si se les cae una piedrita se las reponemos;

La ropa andamos buscando el mejor jabón para que no la decolore, tratamos que al comer no nos manchemos y si es ropa

¿Y tu corazón? 

Por lo que ya hemos visto hay un inminente peligro si lo descuidamos, y lo dejamos abierto a las influencias del mundo.

Al mirar atrás y en estos momentos si haces un recuento de la cantidad de muchachos y señoritas que han estado con nosotros y que en el día de hoy ya no están, te preguntaras: ¿Qué paso?, te digo que, en la gran cantidad de los casos, decidieron no guardar su corazón.
 
Te preguntaras cosas tales como:

-¿Qué le pasa Juan que abandono el ministerio?
-¿Qué le sucede a maría que cada vez viene menos?
-¿Qué le sucede a Claudia, que cambio su forma de mostrarse, se viste mas provocativa?
¿Porque tiene amistades que la aparta de Dios? ¿Por qué va cambiando su conducta, su forma de hablar?
Es que hemos comenzado a recibir las señales de un sistema que nos aleja, que nos enfría, que nos enfrenta con Dios, comienza a surgir desde afuera lo que hay adentro.
“Sobre toda cosa que guardas, guarda tu corazón”, es urgente, debe ser una prioridad en tu vida, cuidar tu corazón.

El verbo guardar que se utiliza en este verso, da la idea de vigilar, custodiar, poner a salvo, sitiar. Porque hay un inminente peligro al asecho.

1Pe 5,8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;

¿A qué cosas le estas prestando más atención que a tu vida interior, a tu corazón? Nada es más importante porque de allí va a depender como te muestres fuera.

¿Cómo guardo mi corazón? 

1. Atesorando la palabra de Dios
2. Orando
3. Estudiando la palabra de Dios
4. Poniendo por obra la palabra de Dios.
5. Poniéndole freno a las distracciones y mensajes nocivos
6. Escogiendo bien mis relaciones y amistades.
7. Pidiendo ayuda a las personas indicadas

IV. Del Corazón mana la vida

La intensa atención nuestra hacia nuestro corazón, se traduce en una vida interior recta.
Debemos guardar nuestra persona total. Eso inicia en el corazón.
Todos los asuntos de nuestra vida se ven afectados positiva o negativamente por lo que hay en nuestro corazón.

Boca:
Lucas 6,45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Vestimenta:
1Pe 3,3 Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos,
1Pe 3,4 sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.

Todos los asuntos de la vida convergen y se tratan en nuestro corazón de allí surgen:

• el asiento de la naturaleza moral y de la vida espiritual,
• el asiento del dolor (Joh_14 1; Rom_9:2; 2Co_2:14);
• del gozo (Joh_16:22; Eph_5:19);
• de los deseos (Mat_5:28; 2Pe_2:14);
• de los afectos (Luk_24:32; Act_21:13);
• de las percepciones (Joh_12:40; Eph_4:18);
• de los pensamientos (Mat_9:4; Heb_4:12);
• del entendimiento (Mat_13:15; Rom_1:21);
• de la imaginación (Luk_1:51);
• de la conciencia (Act_2:37; 1 Joh_3:20);
• de las intenciones (Heb_4:12, cf. 1Pe_4:1);
• de los propósitos (Act_11:23; 2Co_9:7);
• de la voluntad (Rom_6:17; Col_3:15);
• de la fe (Mc 11.23; Rom_10:10; Heb_3:12).

El corazón, en su sentido moral en el AT, incluye las emociones, la razón, y la voluntad.
Nuestra vida exterior surge de nuestro corazón.

¿Cómo saber que he descuidado mi corazón?

• Te estás enfriando
• Te estás apartando
• Todas tus decisiones son una sucesión de errores, fracaso, fracaso, dolor, culpa.
• Estas sumergida en el lodo de una doble vida
• Has perdido el interés en las cosas de Dios
• Abriste la puerta a pecados que jamás imaginaste que podías cometer
• Decidiste ser independiente de Dios, tu familia, tus líderes, porque te crees dueña de tu vida.
• La rebeldía tanto oculta como manifiesta es ahora tu carácter
• Te has vuelto desobediente a Dios y a tus autoridades
• Perdiste la pasión por las almas

Son tantas cosas,
-Desilusión
-Depresión
-Falta de confianza

Podría mencionarte muchas otras señales mas, si evalúas no llegaste allí de la noche a la mañana sino un poquito cada día, por no ponerle cuidado a tu corazón (emociones, pensamientos, voluntad, deseos)

Pero…Dios es poderoso para restaurar cualquier corazón, si tu le dejas, y para proyectar todas las vidas.



Conozcamos unos sietes estados que puede funcionar un corazón.

Génesis 6:5,12-13.


1.- Corazón de Piedra.
Ezequiel 11:19, 2 Timoteo 3:1-4.

2.- Corazón Necio.
Salmos 14:1. Romanos 10:21.

3.- Corazón Perverso.
Deuteronomio 15:9. Deuteronomio 32:20. Salmos 71:4. Proverbios 6:14. Proverbios 11:20. Proverbios 17:20. 2 Timoteo 3:13.

4.- Corazón Incircunciso.
Impuro lleno de impureza.
Deuteronomio 10:16, Ezequiel 8:6,9-10.

5.- Corazón Diabólico.
Juan 13:2. Juan 10:10. Juan 13:27. Efesios 4:27. 1 Pedro 5:8. 2 Corintios 11:14. Romanos 1:20.

6.- Corazón Impenetrable.
Mateo 13:15. 2 Timoteo 3:2-5.

7.- Corazón Nuevo.
Romanos 5:5. Efesios 3:16-19.

Razón tiene Salomón cuando dice sobre toda cosa guardada guarda tu corazón porque de el mana la vida. Proverbios 4:23.

Lo que nos corresponde hacer como Discípulos de Jesucristo con referente al tema.

1.- Identificar de donde y por donde viene el conflicto: del mundo, de la carne o de Satanás.

2.- Reconocer que todo pecado hiere al hombre en su interior, atenta contra la imagen de Dios, y viola todos los principios.

3.- Provoca sentimiento de culpa y culpabilidad, el estado de vida se convierte culpando y se siente culpable.

4.- Cuando esto ocurre se suele tomar  varias actitudes muy erradas.

5.- Se oculta el pecado es decir de esconderlo. Proverbios 28:13.

6.- Dios conoce nuestra vida, nuestros pensamientos, nuestras actitudes, no hay rincón del mundo donde podamos pecar sin ser visto.

7.- Cual es el remedio o la solución, muy sencillo. CONFESAR: Salmos 32:1,2,5.
Salmos 51:1-2.

Después de la liberación viene la victoria y la paz a inundar toda nuestra vida. Salmos 119:165. Filipenses 4:7. Isaías 26:3.

Bendiciones para su vida y su familia. Tiene una oportunidad de ser liberado y bendecido.
 Para Orientación y Consejería.
luisalexysc@gmail.com
lacme7@yahoo.com
carvajal.luis2@gmail.com